jueves, 17 de noviembre de 2011

47ª Behobía - San Sebastian

Por Belén Diez.


Según mi amigo Juan I. Sampedro, el término euskera “hobea” (hobia) significa “mejor” en castellano, de modo que la traducción del título de esta entrada en euskanglish sería algo así como “Sé mejor” o “Mejora”.

Y a eso fuimos a la47a Behobia-San Sebastián a mejorar la marca conseguida en la pasada edición y entrar en meta por debajo de 1h 30min.

Tanto la tarde anterior como las horas previas a la carrera pude saludar a buenos amigos que también se animaron a vivir esta prueba tan especial por su ambiente y su localización. Seguro que me dejo a alguien en el tintero, pero allí estuvieron Almu con su amiga Patricia Pérez (entregada al apoyo logístico), Román “Gacela de Vallecas” con su Central y las gacelitas, Manuel, Macu, Ana, Héctor “Gacela de Móstoles”, Juan “El Triclinium” y su santa, Rafa “Canalillo Garden”, Marcos “Belgarion”, Tania y Julia, Juanlu y Santi, Alfonso “Halfon”, los Runners de Barrio (que generosamente nos facilitaron el traslado a la salida en su autobus)… Muchos amigos y mucha alegría compartida por poder participar en una nueva edición de la Behobia-SS, una prueba que todo corredor popular debería VIVIR al menos una vez.

El día de la carrera amaneció excesivamente caluroso para esas fechas en Euskadi. Pedro y yo salimos sin calentamiento y pasamos por el Km 5 en 23:08 segundos, exactamente un minuto más rápido que el año pasado.

Suelo necesitar unos 20 min en calentar o sentirme bien en carrera y a partir de ese hito kilométrico, con el aliciente de la subida al Gantxurizketa, apretamos para llegar al Km 10 en 46:57, con casi un minuto de margen respecto a 2010.

Al igual que en la anterior edición, el tramo comprendido entre el 10 y el 15 se me hizo pesado, interminable, llano, aburrido y sentía mucho calor. Las piernas iban genial, potentes y sin ninguna molestia. Lo único que comenzaba a limitarme era la respiración. En algunos momentos me costaba introducir aire en los pulmones, deseaba romper a toser, pero me resultaba imposible debido al asma alérgica que debutó un par de semanas antes de la prueba. Grr, grr, grr.

Picamos el Km 15 en 1h 09 min 33 seg y supe que lo tenía difícil para bajar de la hora treinta. Había perdido, al menos, un minuto en los avituallamientos, casi colapsados, el único fallo que se podría achacar a la brillante organización de esta carrera.

Solamente restaba una subida importante, la del Alto de Miracruz, seguida de varios kilómetros favorables hacia meta. Ya que había luchado contra el calor y el asma hasta ese punto, decidí continuar tan fuerte como fuera posible para bajar la marca y acercarme al crono soñado. La verdad es que puedo ser bastante borrica cuando me lo propongo.

Los dos km previos a meta salieron por debajo de 4 min, aunque resultaba complicado adelantar debido a la gran aglomeración de corredores en el embudo previo a la llegada. El año pasado, con 3.000 corredores menos, pudimos apretar e ir pasando a gente sin problemas. (NOTA: Digo yo que 20.000 corredores eran ya suficientes como para ampliar a 23.000 de la presente edición…)

Cruzamos el arco de meta en 1h 31m 28s y posición 62 de 1738 senior F. En ese momento, lo único que me preocupaba era respirar, sentía que el aire no entraba y la tos no facilitaba las cosas. Unos minutos después, una vez normalizada la función respiratoria, me dí cuenta de la marca y sentí completamente con ella. Había corrido bien, de verde Caprus, gozando del recorrido y el ambiente en buena compañía y disfrutando al sentirme asfalterilla durante algo más de 90 minutos (ho ho ho). En varios tramos, la animación del público logró ponerme la carne de gallina, estremecida por su entrega a TODOS los corredores. ¿Qué más se puede pedir a una carrera de asfalto?

Para los incrédulos, debo declarar que NO esprinté a Pedro en los últimos metros. Esprintamos juntos, que es muy distinto. Cría fama…

Ahora necesito tomarme unos días de vacaciones merecidas. Llevo ya 21 carreras en lo que va de año, 15 de ellas por montaña. En un par de semanas correré otra media, esta vez por el monte y a un ritmo más disfrutón (espero). Es posible que intente behobiar mi MMP en algún 10k en ruta en Diciembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario